FIESTAS TRADICIONALES, GUELAGUETZA, OAXACA, MEXICO.
 
     
 
 
GUELAGUETZA OAXACA
 
...
 
 
 

   Guelaguetza

Desde tiempos ancestrales los Oaxaqueños celebran las Fiestas de los Lunes del Cerro, de muy distintas maneras. La conseja popular sitúa su inicio en los ritos y ofrendas que se daban a la Diosa Centeótl. Diosa del Maíz; en el Teocali construido por los aztecas, cuando conquistaron lo que hoy es la Ciudad de Oaxaca.

Este Teocali lo situaron en las faldas del hoy Cerro del Fortín. Y que en ese tiempo lo denominaban Daninayaoloani, que significa Cerro Bella Vista. También a este se le ha denominado Cerro de la Soledad, Cerro de Zaragoza.

En la época prehispánica los ritos dedicados a la Diosa del Maíz culminaban con el sacrificio de una doncella con el que esperaban obtener fertilidad en sus campos.

Con el arribo de los españoles y la religión cristiana, los monjes franciscanos y dominicos prohibieron las prácticas dedicadas a la Diosa Centeótl, destruyeron el teocali y en su sitio construyeron el templo católico dedicado a la Virgen del Monte Carmelo, hoy templo del Carmen Alto.

Obligaron a los recién bautizados mixtecos, zapotecos a que le rindieran culto lo cual resultó relativamente fácil al haber sido cambiada una figura femenina (la Virgen del Carmen) por otra similar (Diosa Centeótl).

Este templo conserva en la actualidad una cúpula que precede a la nave mayor y en la que necesariamente debía esperar, los no bautizados los cuales entraban al templo una vez que los sacerdotes les imponían ese primer sacramento.

En los tiempos de la independencia de México y de la Revolución Mexicana, la festividad dedicada a la Virgen de Monte Carmelo, siguió teniendo gran aceptación en el pueblo, el cual subía al cerro a realizar un día de campo posteriormente a la realización de los actos litúrgicos. En la época moderna y específicamente en el año de 1932, se lleva a cabo en la Ciudad de Oaxaca con motivo de su 400 aniversario como Ciudad.

Este hombre racial, dicen los conocedores consistió en el ofrecimiento de bailes, música, productos típicos la tradicional Guelaguetza a la Srita. Margarita Santaella, representante por su gracia y belleza de la Ciudad de Oaxaca. Guelaguetza es una palabra Zapoteca, que indica ofrenda, simpatía, cariño, cooperación.

Estos bailes de Guelaguetza, que resultaron de gran impacto entre los moradores de la Ciudad de Oaxaca y decidieron repetirse ahora en el Cerro del Fortín, durante las Fiestas de los Lunes del Cerro.

Y así se hizo por primera vez en el año de 1953. Fecha que marcó el amalgama de dos grandes fiestas Oaxaqueñas por un lado la Guelaguetza y por otro lado las Fiestas de los Lunes del Cerro.

Hasta el año de 1974, la presentación de los bailes se hacía en una explanada llamada en su tiempo petatillo, y para el público se destinaba una concavidad natural que tiene el Cerro.

En ese año de 1974, el 23 de noviembre se inaugura por el Lic. Fernando Gómez Sandoval, Gobernador del Estado, el Auditorio Guelaguetza, teatro estilo griego al aire libre con cerca de 11,400 lugares.

gradas de piedras desiertas, sin embargo un pequeño ejército de trabajadores comienza la tarea de adecuarlo, repintarlo para que luzca esplendoroso para la gran fiesta Oaxaqueña.

En tanto que las Fiestas se inician con el arribo de las delegaciones que participaran en la Guelaguetza, la atención de su hospedaje, alimentación y recepción corre a cargo de un equipo de personas designado por la Secretaría de Desarrollo Turístico.

La primera actividad es el día sábado, con un convite en el que las cerca de 500 personas con sus bandas regionales, el colorido de sus trajes, los faroles encendidos y las gigantescas marmotas invitan a la Ciudad de Oaxaca y sus visitantes a participar de estas tradicionales fiestas, parten de uno de los templos dominicos del siglo XVI más hermosos de Latinoamérica, el templo de Santo Domingo de Guzmán en donde en su amplio atrio se concentran y ordenan.

Son encabezadas por la banda de música del Estado, que lanza al aire , las notas de las marchas Oaxaqueñas y los jarabes del Valle, cuando el estallido de los cohetes surca el aire comienzan los Oaxaqueños a salir de sus casas y a formar una valla en todas las calles en las que pasea el rumboso y multicolor desfile de delegaciones.

El convite finaliza en el atrio de otro extraordinario templo, la Catedral de Oaxaca, en su atrio el ánimo explota de otro extraordinario templo, la Catedral de Oaxaca en su atrio el ánimo explota cuando las chinas Oaxaqueñas, las Chilenas de Pinotepa Nacional, los Sones y Jarabes Serranos, la mística presencia de los Mazatecos, y la rumbosa alegrías de las mujeres del Papaloapan, interpretan en forma espontanea sus bailes y sones.

La alegría contagia a los turistas de Norteamérica y Europa que no pueden apartar su vista y sus cámaras fotográficas de tan singular expresión folclórica.

El día domingo, mientras las delegaciones ensayan en el auditorio, en a Alameda de León se lleva a cabo un singular concurso de belleza indígena, en el que participan las representantes de las distintas delegaciones y de lagunas etnias, para escoger a la representante de la Diosa Centeótl que en compañía de las autoridades presidirá todas las fiestas.

Resulta impresionante admirar a cerca de 30 señoritas perfectamente ataviadas con trajes regionales, expresándose en español y en su idioma nativo sobre sus costumbres, origen de sus pueblos, gastronomía de su comunidad y ofreciendo una verdadera cátedra del significado y forma de portar su traje regional.

El público al término de la disertación de cada una de ellas, irrumpe en estruendosos aplausos y las "porras" y "vivas" de sus compañeros de delegación las animan a mejorar la participación de sus bellas competidoras.

Se trata de un concurso de belleza indígena muy lejano a la frivolidad y belleza de los concursos de Miss Universo y Miss Mundo.

La ganadora se da a conocer unos minutos antes de la presentación del espectáculo Bani-Stui-Gulal, que ofrece en la Plaza de la Danza y que representa en forma teatral la historia de los Lunes del Cerro: a través de cuatro cuadros. En el primero se presentas danzas prehispánicos como "La Danza de los Guerreros Jóvenes ", "La Danza de las Vírgenes", "A los Cuatro Vientos de la Muerte", que finaliza con el sacrificio de la representantes de la Diosa Centeótl. El segundo cuadro representa el triunfo de la religión católica sobre la religión de los dioses de piedra y del cambio de las Fiestas idolatras a las Europeas. El tercer cuadro corresponde al México independiente que en Oaxaca se celebraba con días de campo, llevados a cabo en el cerro entre competencias físico-atléticas, premiación de los mejores obreros de las fabricas e inocentes juegos de búsqueda de banderas escondidas.

En tanto las familias Oaxaqueñas degustan los tamales de hojas de plátano, totomoxtle, del atole, del chocolate atole, de los dulces y nieves Oaxaqueñas. Esta fiesta la mayor parte de las veces terminaba cuando la lluvia aparecía y todos bajaban del cerro cuidando sus prendas del estreno, mojados por el dios Tlaloc, pero felices de haber participado una vez más en el tradicional Paseo Oaxaqueño.En el último cuadro, se presenta con luz y sonido un cuadro plástico, de los más significativos trajes regionales que se admiran en la Guelaguetza y con un poema del Dr. Francisco Hernández Domínguez, que canta a la belleza y valentía de las mujeres y los hombres del estado de Oaxaca.

Este espectáculo que se lleva a cabo en la Plaza de la Danza enmarcada por el Templo y Ex Convento de la Sra. De la Soledad, Patrona de Oaxaca; del Templo y Ex Convento de San José, finaliza con la quema de fuegos artificiales, un castillo con letras, que dan la bienvenida a los turistas, "ruedas catarinas", "cohetes chiflados", "bombas crisantemo" que roban la obscuridad a la noche y la vuelven una fiesta de luz y tradición.

El lunes del cerro se inicia desde temprana hora cuando a las 6:00 de la mañana las chirimías despiertan a la Ciudad y fondas de comida instaladas en el Cerro desde días antes, reciben a los Oaxaqueños y visitantes que confirman que Oaxaca cuenta con una de las gastronomías más variadas y exquisitas, los platillos mas solicitados son las entomatadas, las enfrijoladas, tasajos asados, cecina enchilada, quesadillas, barbacoa, tejate, nicuatole, y memelas de asiento de las frituras de carne de puerco.

En tanto en el auditorio que comienza a llenarse se escuchan las melodías interpretadas por las marimbas del Estado y las mañanitas de las chirimías de San Antonio Castillo Velasco, Santa Ana del Valle, San Bartolo Quialana y otras poblaciones de los Valles Centrales.

A las 10:00 de la mañana el auditorio del Cerro del Fortín ya se encuentra pletórico, y con el arribo del gobernador del Estado y de la representante de la Diosa Centeotl, se inicia la expresión folklórica más significativa de Latinoamérica, la Guelaguetza.

Las chirimías, las marmotas y los gigantes, enormes muñecos de tela y cartón, abren el gárrulo desfile de la calenda infantil, que precede a la mujer modesta de Oaxaca, a la mujer de los mercados, a la china Oaxaqueña y si Jarabe del Valle.

A partir de ese momento es interminable la aparición de trajes regionales que van donde la mística vestimenta de los Mazatecos y Serranos, hasta la extraordinaria elegancia de las Tehuanas. Pasando por el multicolor arcoiris de las faldas de las mujeres de Pochutla, Pinotepa Nacional y Tuxtepec.

El marco musical se expresa con los jarabes del Valle, la Tortolita Cantadora, Flor de Naranjo de Liz, Flor de Piña, los sonoros zapateados de las chilenas, con los picarescos versos de Pinotepa Nacional que hacen reír y silbar escandalosamente al público que desde la 7:00 de la mañana se ha dado cita en los accesos libres para el pueblo de Oaxaca.

Para los visitantes y público que ocupan las secciones más cercanas al tablado va de sorpresa en sorpresa y el regocijo es mayor cuando reciben de manos de los bailarines el término de su presentación los regalos artesanales y las frutas propias de cada región cuyos bailes se interpretan.

Mención especial merece el gigantesco coro que interpreta la canción Mixteca de López Alavez, y que enmarca uno de los mas preciosos jarabes que se conocen, el Mixteco.

La belleza de la mujer Oaxaqueña, se representa con la delegación del Papaloapan, donde la coordinación de sus movimientos, sus trajes que parecen ser uniformes pero que son distintos, de origen chinanteco é ixcateco, saludan al pueblo y reciben el aplauso frenético a su presentación.

El ofrecimiento de los bailes finaliza con la Danza de la Pluma su música marcial, despierta en la memoria de los asistentes la vieja y frustrada lucha de indígena y el conquistador español.

Sus penachos y su tela multicolor, conservan en el filo de sus asientos al público que se mantiene estático en un ambiente mágico que los traslada a los patios y palacios de Monte Albán y Mitla.

La fiesta termina y queda en el corazón de los asistentes el recuerdo de un pueblo fiel a si raíz indígena, a sus costumbres y a sus tradiciones pero confiado en el futuro promisorio que se habré pletórico a los pueblos pujantes y trabajadores como el Oaxaqueño.

El escenario empieza a vaciarse para dar espacio a que el público nuevamente visite las fonda de comida donde los esperan los siete moles tradicionales de Oaxaca, los dulces como las trompadas, pepitorias, gollorias, pirulis, jamoncillos de coco, cocadas, turrones y mamones.

Por la noche el auditorio comienza a tomar nueva vida cuando el pueblo de Oaxaca tiene la oportunidad de revivir una de sus leyendas más sentidas,"Donají... La Leyenda", de la princesa zapoteca que fue dada en calidad de rehén a los mixtecas para preservar la paz en los Valles Centrales de Oaxaca.

Sin embargo fiel a su casta, propicia un ataque que pretende rescatarla, es sacrificada por sus captores y decapitada.

El amor de su vida, el príncipe mixteco Nucano, le proporciona cristiana sepultura, la leyenda dice que nunca sufrió descomposición, sino que siempre preservo hasta la tumba, su belleza corpórea.

Finaliza la representación de esta leyenda haciendo referencia a que loa amantes Donají y Nucano, sin haber llegado a la consumación de su amor, descansa en una tumba ubicada en la nave mayor del templo de Cuilapan de Guerrero.

El público que vuelve a llenar el auditorio del Cerro del Fortín, goza nuevamente de la quema de los juegos artificiales al finalizar esta representación y regresa a la tranquilidad de sus casas con la renovada ilusión de volver a vivir de todas estas maravillosas fiestas, a la semana siguiente, en la octava; cuando con un nuevo brillo las puertas de folklor Oaxaqueño, vuelven a abrirse para recibir a propios y extraños a convivir juntos la octava del Lunes del Cerro, con su expresión Máxima la Guelaguetza, con un nuevo programa folklórico.

El comité organizador ha integrado una serie de actividades deportivas, gastronómicas, presentación de teatro, cine, mesas redondas, conferencias, muestras folklóricas; durante todo el mes de Julio para poder ofrecer al Oaxaqueño y al visitante una muestra de la alta cultura y riqueza costumbrista con el que cuenta el Oaxaqueño y que generosamente ofrece al mundo entero.


FUENTE: Municipio de Oaxaca

 
         
 
   
 
 
Semana Santa
Bani Stui Gulal
Donaji "La leyenda"
Guelaguetza
Día de Muertos
 
 
 
 
 
 
Noche de Rabanos
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

contacto para hoteles: siguenos en:

 

HOTELES EN EL ESTADO DE OAXACA
 
 
HOTELES EN OTROS ESTADOS DE LA REPUBLICA MEXICANA
 
 
WORLD GUIDE HOTELS
 

Aquí podrás encontrar una guía de todos los Hoteles del Mundo.
+ INFORMACIÓN

 
 
 
MÉXICO Y SUS HOTELES
 

Directorio de Hoteles en todo México, Fotografías, Costos, Ubicación, etc.
+ INFORMACIÓN

 
 
 
MAPA DE HOTELES
 

Aquí podrás ver la ubicación de todos los Hoteles del Mundo.
+ INFORMACIÓN

 
 
HORARIOS Y TARIFAS DE AUTOBUSES
 

Las mejoress líneas de Autobuses como: ADO PLATINO, ADO GL, ADO, OCC, etc.
+ INFORMACIÓN

 
 
ECOTURISMO EN MÉXICO
 

Directorio de lugares y actividades ecoturísticas en todo México.
+ INFORMACIÓN

 
 
MEZCALES DE OAXACA
 

En esta pagina web podrás encontrar una gran gama de mezcales de Oaxaca.
+ INFORMACIÓN

 

 

English Deutsh